Concepto de silo

La palabra silo es de origen incierto. Tal vez haya sido una voz prerromana, posiblemente del céltico “sílon” que es como se nombraba a las semillas. Puede provenir del griego σιρός “seirós”, en el sentido de hoyo subterráneo, destinado a la conservación de granos y forrajes, y que pasó al latín como “sirus”.

Se denomina silo, a una construcción, en general, de formato cilíndrico, y de tamaños diversos, adecuados a la cantidad de productos a guardar, destinada al almacenamiento de granos, para que se mantengan en condiciones óptimas hasta su uso o comercialización, por lo cuál debe ser un lugar seco.

Los silos fueron utilizados ya, desde la antigüedad griega, encontrándose restos que datan del siglo VII a. C. y en la Antigua Roma se encontraron silos subterráneos, recubiertos de arcilla quemada, donde conservaban por largo tiempo los granos tostados; aunque en la actualidad, se ha ampliado su uso a áreas no agrícolas, especialmente a la industria, donde se almacena cemento, o en el campo militar, para depósito de misiles, para ataque y defensa, siendo en este caso, blindados, y usados en caso de guerra.

Los silos de torre fueron diseñados por el estadounidense Franklin Hiram King (1848-1911) un ingeniero y científico agrícola, y contaban con un aparejo mecánico en la parte superior para la carga y descarga del contenido.

Los silos de torres, son estructuras construidas a una altura de entre 10 y 25 metros, y su diámetro oscila entre los 4 y los 8 metros. Como materiales pueden emplearse el hormigón, la chapa galvanizada o vigas de madera.

Los silos de búnker, son económicos y generalmente son esféricos y de hormigón. Las trincheras, luego de llenarse, se comprimen y luego se sellan de modo hermético, teniendo una tubería que lleva los granos directamente a la planta de procesamiento.

Los silos de bolsa, consisten en enormes bolsas plásticas, que se llenan de modo compacto y luego se sellan. Cuando se quieren usar, las bolsas de rompen.

En España, hay casas subterráneas excavadas en la llanura Manchega, conocidas con ese nombre desde el siglo XVIII, donde residían familias de escasos recursos, que tenían como ventaja mantener una temperatura óptima, tanto en verano como en invierno.

Como los silos son construcciones herméticas, donde no hay comunicación entre un silo y otro, se usa a nivel empresarial para designar la falta de comunicación entre las áreas de una empresa, no existiendo, entre ellas, comunicación ni cooperación, lo que resulta muy negativo para la institución.