Concepto de grano

Grano procede del latín “granum”, término que es de uso especialmente frecuente en la agricultura, y designa a los frutos de paredes delgadas adheridos a las semillas de los cereales o gramíneas (granos de maíz, de trigo, de arroz, de cebada, etcétera). Se forman a partir de un carpelo único y seco. También se los conoce como cariopses. Por extensión se llama cereal a la planta en su totalidad. En cada tallo, el trigo, la cebada, la avena y el centeno tienen una espiga de grano. El grano se encuentra protegido por un hollejo que contiene la semilla.
El consumo de granos con fines alimenticios es muy antiguo y fueron la base económica de muchas civilizaciones, desde el Neolítico. Puede comerse entero, o molerse y usarse como harina.

La mayoría de los cereales contienen gluten, lo que puede provocar alergia en algunas personas que padecen de celiaquía. Aportan especialmente hidratos de carbono, pequeñas cantidades de vitamina B, fibras, lípidos y proteínas.
Pero también se extiende su uso a las pequeñas partículas de cualquier materia, por ejemplo, grano de sal o grano de arena.

En Medicina se denominan granos a ciertas manifestaciones dérmicas, donde la piel aparece en zonas pequeñas, levantada, abultada y grumosa, tomando un formato similar al de los granos de los cereales. Son protuberancias que visualmente pueden apreciarse por su coloración rojiza; o blanca, si contienen pus. Las causas de su aparición son muchas: alergias, acné, reacción frente al calor, síntomas de ciertas enfermedades como la varicela o la rubéola, estrés, etcétera. El tratamiento dependerá del motivo que los originó. En la mayoría de los casos desparecen luego de unos días, cuando el estímulo ya no está presente o se desinflaman.

En Geografía existe un diminuto poblado de solo 7 habitantes con una superficie de 0.78 km² cuyo nombre es Grano. Se encuentra en Estados Unidos, en el Estado de Dakota del Norte.

La expresión “ir al grano” significa que no se dé rodeos y se aborde rápidamente el asunto principal.