Concepto de acera

La palabra acera, procede del latín “faciaria”, a su vez de “facies”, en el sentido de “fas” o “cara”, precedida por el prefijo “ad” de cercanía.

En los sitios urbanizados, donde hay calles o calzadas por donde transitan los vehículos, existen en sus laterales, lugares algo más elevados y pavimentados, por donde transitan los peatones, y que anteceden a la hilera de casas que se ubican a lo largo de toda ella. En los bordes de la acera, llamados cordones, suelen plantarse árboles, para que aporten sombra y belleza a la ciudad.

Esos cordones son demarcatorios, y separan la acera de la calzada, los que hay que bajar para cruzar por las esquinas, y arribar a la acera de enfrente, a través de la calle. En lugares de mucho tránsito vehicular, suelen colocarse semáforos para indicar si el paso le corresponde al peatón o al conductor del rodado que transita por la calle. Para poder bajar más cómodamente de la acera hacia la calle, especialmente para personas con movilidad reducida, o que se desplazan en sillas de ruedas, existen rampas, en las esquinas. Puede haber aceras en otro tipo de caminos públicos.

El mantenimiento del buen estado de la acera, al ser un lugar de tránsito público, pero que está al frente de cada edificación, es una responsabilidad compartida por el Estado municipal, que se hace cargo de su reparación si fue dañada por el trabajo de servidores públicos, y el frentista, que debe arreglarla si el paso del tiempo la ha deteriorado o la rotura ha sido ocasionada por las raíces de los árboles. Las baldosas que se colocan, deben respetar el diseño y color que establecen las reglamentaciones del municipio.

Ejemplos de uso: “Pisé en la acera una baldosa floja, y, como había llovido me mojé los pies”, “La acera está tan rota, que mucha gente se tropieza, y lesiona”, “No se permite a los vendedores ambulantes instalar sus improvisadas tiendas en la acera, porque dificultan el paso de la gente y son una competencia desleal para los comerciantes, que tienen instalados sus negocios, y abonan impuestos”, “Los niños en otras épocas, podían jugar en la acera y la gente mayor se sentaba allí a conversar con sus vecinos, pero en la actualidad es peligroso, pues abundan los delincuentes”, “En mi ciudad las aceras son anchas, pero en otras localidades más angostas, así que más de dos personas no pueden caminar por ellas, una al lado de la otra” o “Contraté un albañil para que ponga una acera nueva en el frente de mi casa”.

Buscar otro concepto