Concepto de bisturí

La palabra bisturí, procede del francés “bistouri”, palabra que en el siglo XV, hacía mención a un puñal, y habría sido Ambroise Paré, un cirujano francés del siglo XVI, pionero en esta rama médica, el que le dio el sentido de sinónimo de escalpelo, designando a un pequeño cuchillo, usado para operar o hacer autopsias, siendo en el ámbito quirúrgico un elemento básico. Tiene algunos usos fuera del ámbito médico, como el caso de los que los emplean para hacer artesanías. También se lo conoce como cuchillo de cirujano o lanceta.

Este cuchillo posee una hoja fina, recta, plana y puntiaguda de bordes muy filosos, que puede tener un mango al que la hoja se retrae, permitiendo además, extraerla o cambiarla, pues se inserta en el mango metálico, por una ranura central. Otros bisturís, son de hoja fija, y algunos creen que estos serían los escalpelos, diferenciándolos de los bisturís, que serían los descriptos en primer término. Tanto los mangos como las hojas, están numerados, de acuerdo a su uso.

El inventor del bisturí de punta de diamante, que está compuesto por un mango de titanio y una hoja de diamante, de entre 100 a 200 milímetros de espesor, que puede ser natural o sintético, fue el médico venezolano Humberto Fernández-Morán (1924-1999) que lo patentó en 1955, y que fue reconocido por ese motivo con el premio Vovain, en el año 1967. Los bisturís de punta de diamante, son reutilizables, muy filosos, hasta cuarenta veces más que una hoja de acero, siendo perfectos para realizar microcirugías, aunque también son empleados en la investigación espacial y en la orfebrería.

Los electrobisturís, son unidades electroquirúrgicas, consistentes en un equipo electrónico que funciona con frecuencias de corrientes superiores a 200.000 Hz, y transforma en calor, la energía eléctrica, con el objetivo de poder coagular el tejido blando, cortarlo o descartarlo. Posee una parte estéril, que es el cable que sale del aparato, más el mango y la punta de carga positiva, correspondiente al electrobisturí, que puede ser de cuchillo, aguja o punta de bola. Por debajo del paciente se coloca una plancha no estéril, de carga negativa.

El Bisturí láser, emplea distintos tipos de láser para cortar o separar los tejidos, con aplicación, por ejemplo, en Oftalmología, Obstetricia, cirugía vascular y neurocirugía.

En el Cine, “Bisturí” es la traducción al español del título de una película estadounidense, “False Face”, que se estrenó en el año 1977 con la dirección de John Grissmer. El protagonista es un desequilibrado cirujano plástico.

Buscar otro concepto