Concepto de fundir

El verbo fundir procede en su etimología del latín “fundere” en el sentido de fundir, derramar o derretir.

Se funde una sustancia sólida cuando se convierte en líquida, por ejemplo, por acción del calor: “Pon la manteca al fuego hasta que se funda para hacer el pastel”, “Fundió el metal para poder volver a trabajarlo” o “Puse sin querer la jarra de plástico cerca del fuego y tuve que tirarla porque se fundió”.

Cuando se funde un material (metal o plástico) y se lo coloca en un molde generalmente revestido en arena mezclada con arcilla, para que al solidificar tome esa forma, se denomina proceso de fundición.

El forjado del hierro es el típico trabajo de los herreros, para lo cual debe someter el material a altas temperaturas para poder darle las formas que desea.

Fundir en coquilla o cementar, consiste en realizar un tratamiento termoquímico de endurecimiento exterior de una aleación ferrosa.

En otro sentido también se habla de fundir en el sentido de unión o fusión: “Nuestras almas se fundieron en una sola”, “Madre e hijo luego de tanto tiempo sin verse, se fundieron en un abrazo que pareció era para siempre”, “Fundamos nuestros pequeños negocios y hagamos una gran empresa” o “Si fundimos tu monografía y la mía que hablan del mismo tema, obtendremos un trabajo más completo”.

También se aplica para aquellos aparatos o empresas que se agotan, rompen o por cualquier causa dejan de funcionar: “Se fundió el motor de mi heladera y tendré que comprarme una nueva”, “Mi auto no arranca, creo que se fundió la batería” o “Mi negocio era muy redituable hasta que llegó una empresa multinacional, y esa competencia tan poderosa me fundió”.