Concepto de remolque

Un remolque es la acción y el efecto del verbo remolcar, que se originó en el griego “rymoylkein”. Se compone de los siguientes términos: el sustantivo “ryma”, que significa “cuerda”, y “olkós” que puede traducirse como “tracción”. El latín lo tomó como “remulcare” y de allí pasó al español.

Un remolque es aquello que resulta arrastrado por otro ser, animado o inanimado, necesitándose cuando no puede hacer el desplazamiento por sí mismo, como cuando un automóvil se avería y no logra arrancar, que se llama a otro vehículo en auxilio para que lo enganche y remolque; pero específicamente, el término designa al vehículo que se usa como transporte de carga de productos o mercaderías (si se transportan personas se llama caravana o casa rodante) carente de motor, que logra mover sus ruedas, y desplazarse, merced al arrastre que realiza sobre él otro vehículo. El peso de carga que puede llevar el remolque en su plataforma, depende de la autorización que obtenga, que debe constatarse en la ficha de homologación, siendo en general de 9.000 kilos por cada eje. Deben poseer frenos, si transportan cargas muy pesadas, de más de 1.500 libras y cadenas de seguridad.

Son variadas las cargas que pueden contener los remolques, desde productos agrícolas, a maquinarias, automóviles, motocicletas, bicicletas, animales, maderas, muebles, etcétera.

Remolques y semirremolques

Se conoce como remolque, cuando es un camión rígido el que arrastra al vehículo sin motor, pudiendo ser de enganche fijo o desmontable, teniendo por lo menos un eje de dirección, o dotado de un eje central; mientras que el semirremolque, llamado en algunos países como Argentina, México, Colombia o España, tráiler, es el que el vehículo sin motor ni ejes delanteros, se engancha sobre una cabeza tractora, sobre la que descansa parte de su peso, en la quinta rueda. En Venezuela, al semirremolque se le dice batea; y a ambas piezas, conformadas por el semirremolque y la cabeza tractora o tracto-camión, se las denomina en conjunto, gandola.

Para poder circular con un remolque deben cumplimentarse ciertos requisitos administrativos y técnicos, como contar con patente e iluminación. Si poseen un sistema de control de estabilidad resultan ser más seguros, pues pueden llegar a oscilar, al arrancar o acelerar.