Concepto de saeta

La palabra saeta, nos llegó desde el latín “sagitta” y designa una flecha. La flecha o saeta, es un proyectil largo, fino y puntiagudo que se lanza impulsado por un arco.
Es también saeta, cada una de las manecillas de ciertos instrumentos de medida como las agujas de un reloj o de una balanza. También designa un canto religioso.

Saeta como arma

Las saetas se usaron como armas, para defensa, ataque y elemento de caza, desde antiquísimo, ya que se han encontrado restos de ellas que datan del Paleolítico superior.

Cada pueblo las confeccionó de modo particular. Por ejemplo, los egipcios, tenían para pelear, saetas o flechas de mango de madera y puntas triangulares de bronce, pero las puntas de caza eran de madera. Para que la saeta no perdiera su dirección, tenía, del lado opuesto, tres plumas. Los arcos para dispararlas se adecuaban al tamaño del tirador, y eran de madera; siendo la cuerda, que se unía a los extremos del arco, de fibras vegetales o tendones de animales. El arma se acciona de la siguiente manera: la cuerda se estira, y luego se suelta para impulsar la saeta, que sale disparada.

En Asia, también se usaron las saetas, en especial, luego de la Edad de los Metales, donde reemplazaron a las hondas. Los hititas, de Anatolia, disparaban sus flechas desde sus carros, desde el año 1200 antes de Cristo, y los arcos de los chinos se confeccionaban con las ramas de bambú.

Las saetas se usaron en las batallas, en Europa, desde tiempos remotos, siendo empleadas por cretenses, partos, tracios; y por los romanos, desde la época de Escipión el africano en la República, que incorporó arqueros al ejército, siendo las saetas de madera, con puntas de hierro.

Las saetas continuaron siendo usadas en Europa hasta el siglo XVII. Permitían ser lanzadas a distancia, evitando el contacto que se producía en la lucha con espadas, pero paulatinamente fueron reemplazadas por las armas de fuego.
Por extensión, se designa como saeta, metafóricamente o comparativamente, a todo lo que es sumamente veloz o impactante, por ejemplo: “Al corredor lo apodan “saeta” por lo rápido que avanza” o “Su amor penetró como una saeta en mi corazón, clavándose en él para siempre”.

En Música

La saeta es un tradicional canto religioso español, que se entona en forma de coplas, especialmente en Semana Santa. Recuerdan el sacrificio de Cristo, y es frecuente que se canten desde los balcones bajos, durante el paso de las procesiones, especialmente, andaluzas. Se denominan saetas pues tienen un gran impacto emocional en los fieles.