Concepto de pálido

Pálido es un adjetivo que procede etimológicamente, del latín “pallidus” y designa lo que está falto de color, descolorido o que el tono ha perdido intensidad o luminosidad. Lo pálido es claro, por predominancia del blanco.

Las personas de tez clara o pálida, la tienen de ese color, por su poca cantidad de pigmentación (escasez de melanina) y es muy común en los pueblos nórdicos. Los aborígenes europeos, de tez más morena, llamaron al conquistador europeo, cara pálida, por su color. Las personas de tez pálida, suelen tener problemas a la hora de obtener un bronceado parejo y sano, ya que en general, el sol los afecta mucho y le da un tono rojizo, que puede resultar peligroso, pues son muy propensos al cáncer de piel, por lo que deben usar protectores solares adecuados.
La palidez del rostro, consiste en que toma un tono apagado y blanquecino en relación al color de piel normal de una persona determinada, siendo a veces difícil darse cuenta en las personas de piel oscura. Puede obedecer a múltiples causas, entre ellas, una baja de la irrigación de la sangre, por cansancio, por hipotensión arterial, por frío o por un susto; o por falta de glóbulos rojos, que supone una anemia. También puede ocurrir por estar mucho tiempo sin exponerse a la luz solar, por padecer celiaquía o alguna enfermedad infecciosa. En general, este síntoma no es alarmante, salvo que también se muestre palidez, en el revestimiento ocular, en las membranas mucosas de la boca, lengua y la palma de las manos, pues puede indicar un estado de shock.

En Biología, encontramos el globo pálido, que forma parte del telencéfalo, siendo una estructura subcortical, ubicada en el cerebro, en su parte anterior, integrada de sustancia gris.

Los pálidos son aquellos colores claros, de poca intensidad, lo que se logra agregándoles blanco al tono original, por ejemplo: “Me gusta este tono verde pálido para mi vestido, es más delicado que un color fuerte” o “Pintaré la pieza de mi bebé de un tono pálido, pues será más relajante”.

Los vinos blancos, también reciben la calificación de pálidos. Un ejemplo característico, es el Málaga Pálido, que tiene olor frutal y un color amarillo muy claro. No se le agrega arrope ni se los somete a procesos de crianza y envejecimiento, elaborándose en general con Moscatel.

En el Cine, “El jinete pálido” es una película estadounidense del año 1985, que dirigió Clint Eastwood. Pertenece al género wéstern y trata de un problema entre mineros.