Concepto de dote

La palabra dote, derivada del vocablo latino “dotis”, es una institución presente en la mayoría de las culturas de la antigüedad, nacida de la costumbre y en razones de honorabilidad, y receptada por los ordenamientos jurídicos. Se aplicó en muchos pueblos antiguos como entre judíos y griegos.

En la Antigua Roma, la dote, eran los aportes económicos que el pater de la mujer (dote profecticia) u otras personas, o ella misma entregaba a su esposo, en un principio, por dejar de pertenecer hereditariamente a su propia familia y pasar a suceder en la de su esposo, a causa del matrimonio cum manu; y luego, instalado el matrimonio sine manu que no quitaba a la mujer derechos sucesorios en su propia familia de origen, se estableció la dote para contribuir con los gastos del nuevo hogar.

En general si el matrimonio se disolvía sin culpa de la mujer, el marido debía devolver la dote.

En la actualidad, muchos países han prohibido la dote pues provocaba la ruina de muchas familias, que tenían varias hijas. Esto sucedió en la India, donde no se puede exigir legalmente dote desde 1961, aunque continúa esta práctica en virtud de las tradiciones. En el Islam es la mujer la que recibe la dote por parte del marido.

En Argentina, el Código Civil en su artículo 1243 define a la dote como el conjunto de bienes propios de la mujer que tenía cuando contrae matrimonio y los que luego llegue a adquirir por un título gratuito.

También se aplica la palabra dote para referirse a las cualidades que alguien posee, por ejemplo “Juan tiene dotes de actor” o “Marcelo posee dotes para ejercer posiciones de liderazgo”.