Concepto de anaeróbica

La palabra anaeróbica consta de un prefijo negativo: “an” al que se le acopla el vocablo “aeróbico” que significa oxígeno, lo que implica que anaeróbico quiere decir posibilidad de vivir sin oxígeno, a diferencia de aeróbico que significa con oxigenación.

La respiración anaeróbica consiste en la oxidorreducción de azucares entre otros compuestos, sin utilizar oxígeno. Hay organismos que no necesitan oxígeno para cumplir sus procesos respiratorios, como algunas bacterias, y se llaman por esa razón, anaerobios.

Existen otros procesos biológicos que estos organismos pueden efectuar sin oxígeno como la digestión anaeróbica.

Las actividades físicas anaeróbicas, que son complementarias de las aeróbicas, pues estas últimas requieren iniciarse con aquellas, para evitar lesiones; son las que no se basan en la resistencia como las aeróbicas, sino en la fuerza. Ejemplos típicos de actividades físicas anaeróbica son el levantamiento de pesas, la gimnasia artística o los ejercicios abdominales.

Las actividades anaeróbicas se practican por un lapso breve de tiempo, y su consecuencia es obtener mayor masa muscular. Las pulsaciones durante la actividad oscilan entre 170 y 220 por minuto.

En las actividades anaeróbicas, como son muy intensas, se consume más oxígeno del que se recibe, generándose una deuda de oxigenación. El saldo de oxígeno será aportado luego de concluir la actividad. A esa falta de oxígeno pasajera, se debe que se las denomine actividades anaeróbicas. Si se ejecutan durante mucho tiempo pueden inhibirse totalmente los movimientos, pues los tejidos, en especial el muscular, forman ácido, sobre todo láctico, que produce esa consecuencia, al no recibir oxigenación.