Concepto de anticuerpo

En los ámbitos de la Medicina y de la Biología es donde nos vamos a encontrar con el uso del término anticuerpo, también llamado inmunoglobulina. Este no es más que una sustancia que genera el propio organismo animal como reacción o defensa ante la presencia de un antígeno.

En la sangre o en otra serie de fluidos corporales de los seres vertebrados es donde se puede encontrar a esta sustancia que estamos abordando y que tiene una función muy clara y concisa: identificar y neutralizar desde parásitos a virus o bacterias. Es decir, el sistema inmunológico lo emplea como defensa ante los elementos extraños.

A la hora de hablar del anticuerpo es necesario conocer, además de su función, la apariencia y estructura que posee. En este sentido, es reseñable exponer que se compone de unidades estructurales de tipo básico las cuales a su vez poseen dos cadenas ligeras y dos cadenas pesadas.

De la misma forma, también es importante subrayar que el anticuerpo se puede clasificar en tres tipos diferentes. Así, por un lado, nos encontramos con el llamado isótopo que en el ámbito de la Ciencia se identifica con las siglas lg.

Y a ese mencionado tipo tendríamos que añadir otros dos más. Uno de ellos recibe el nombre de alotipo y otro es el que se da en llamar idiotipo. Todos ellos ejercen una importante labor en nuestro organismo y juegan un papel muy importante tanto en el diagnóstico de enfermedades como en la terapia prenatal o en los tratamientos terapéuticos.