Concepto de dunas

Del gálico “duno” y del holandés “duin”, que significa altura, deriva la palabra duna, que designa arena cumulada formando montículos, en las playas y en los desiertos, en ambos casos, por la acción del viento. No solo hay dunas en la Tierra, sino que es común en otros lugares de espacio, como ocurre con el planeta Marte.

En el caso de las playas, el viento es el encargado de recoger la arena seca y la va amontonando, depositándose algunas veces en la orilla y en otras, en lugares más distantes, causando daños en algunos casos, pues pueden llegar a elevarse a mucha altura, y con ello impedir la circulación por caminos o carreteras o introducirse en lugares habitados. Las que más avanzan son las más pequeñas, que se van haciendo grandes al unirse con otras. Para detener su avance se plantan por ejemplo, cáñamos.

Concepto de duna

El viento en el desierto levanta la arena y cuado es mucha, la vuelca, formando un largo declive, por donde se va derramando de nuevo arena, que cae del otro lado, con un movimiento de avance, que es de aproximadamente seis metros por año. Estas colinas de arena presentan distintas formas. Cuando semejan medialunas se llaman barján, pero también las hay alargadas, longitudinales o con formatos de estrellas.

En Argentina, en la provincia de Catamarca se encuentra la duna de mayores dimensiones a nivel mundial. Se trata de la duna Federico Kirbus y alcanza una altura de mil doscientos treinta metros. Le sigue la que se halla en Perú, conocida como duna Grande, en la provincia de Nazca, con novecientos veinticuatro metros.