Concepto de halitosis

La palabra halitosis proviene del vocablo latino “halitus” cuyo significado es aliento y del griego antiguo “sis”, que es proceso.

La halitosis es un síntoma bastante común que se traduce en un aliento fétido y en sabor desagradable en la boca, que puede ser crónico o deberse a algo pasajero, como estar ese día en ayunas o padecer alguna infección, desapareciendo junto con ésta, merced al tratamiento.

Su causa se debe en la mayoría de los casos, simplemente a falta o mala higiene bucal, a infecciones orales, por caries dentales o piorrea o por faringitis y adenoiditas hipertróficas. En estos casos se recomienda una profunda higiene bucal y enjuague con colutorios, sobre todo que contengan alcohol, o con infusiones de romero. Puede también deberse a gastritis crónica, trastornos hepáticos, diabetes, o a patologías más graves, como el cáncer pulmonar.

Es más frecuente luego de los 50 años, y al despertarse en la mañana. Mascar chicles sin azúcar al incrementar la producción de saliva, mejora esta molestia desagradable, ya que la saliva es absolutamente necesaria para mantener la boca hidratada y protegida de bacterias, hongos y virus.

Sobre todo socialmente la halitosis genera un problema importante, pues puede ocasionar en la persona que la sufre, temor a presentarse en público, o rechazo social, que provocará lógicamente una baja en su autoestima.

Alimentos como el ajo, la cebolla, los quesos, las anchoas, los embutidos o el café; o el consumo de bebidas alcohólicas, no son recomendables, ni tampoco fumar. Otros alimentos, por el contrario, son muy recomendables como las manzanas o el perejil.