Concepto de lluvia

La lluvia es un fenómeno meteorológico que consiste en caer el agua en forma de precipitación líquida desde las nubes, formadas por condensación del vapor de agua, que al cobrar tamaño y peso no pueden mantenerse suspendidas en el aire.

El agua del mar se evapora, a causa del calentamiento solar. Esta humedad, añadida a la que recoge el aire de las plantas, forma las nubes. Cuando el aire asciende, se enfría, porque la temperatura es fría en lo alto; y por eso se condensa pasando del estado de vapor, al líquido.

Las nubes altas se llaman cúmulos, y anuncian tiempo cálido y seco, pero las nubes bajas llamadas estratos son las que generan lluvias.

Las lluvias orográficas son aquellas que ocurren cuando una cadena montañosa obstaculiza la circulación de los vientos húmedos. Las lluvias también pueden ser convectivas, que ocurre en zonas ecuatoriales, donde la evaporación y ascenso del aire se produce por convección o diferencias de temperatura, a causa de un calentamiento localizado. Cuando se enfrentan y chocan dos masas de aire, una fría y la otra cálida se produce precitación por choque frontal. Son también llamadas lluvias ciclonales.

Si en una zona llueve más de 2000 mm. por año, se considera que se trata de lluvias excesivas. Serán abundantes si las lluvias alcanzan entre los 1000 y los 2000 mm. anuales; son lluvias escasas si la cantidad de agua en un año es de entre 200 y 500 mm. llamándose insuficientes a las lluvias por debajo de 200 mm. anuales. La medición se hace por medio de pluviómetros.

Muchas veces se habla de lluvia como sinónimo de precipitación. Sin embargo la lluvia es una especie de precipitación que ocurre en forma líquida. Si se solidifica caerá en forma de nieve o granizo.

Se denomina lluvia ácida a la lluvia contaminada por deshechos industriales que forman ácidos sulfúricos y nítricos que se combinan con el agua de lluvia al estar en el aire.

Por extensión, se llama lluvia, a cosas que ocurren en cantidad, como lluvia de ideas o lluvia de aplausos.