Concepto de mamíferos

Los primeros mamíferos tenían rasgos de tales, como la dentadura con dientes diferenciados, pero también de reptiles, de los que evolucionaron. Dentro de los mamíferos pueden distinguirse alrededor de cuatro mil especies. Dentro de esas especies hallamos, entre otras a los primates (hombres, monos, lemures, tarsios); a los marsupiales (que llevan una bolsa en el vientre para llevar a sus crías como canguros, koalas); los felinos (como gatos o tigres), los cánidos (perros y lobos); los insectívoros (topos, erizos, musarañas); los sirénidos (focas, leones marinos, morsas); los roedores (ratas, ardillas); los cetáceos (ballenas, delfines).

Dentro de los mamíferos algunos son trepadores, otros caminan, corren, nadan, o vuelan como los murciélagos. Algunos son vegetarianos, como los elefantes; otros carnívoros, como los tigres; otros insectívoros, como los erizos; y otros omnívoros, como el hombre.

Los mamíferos son vivíparos (salvo el ornitorrinco que nace de huevo). El huevo se fecunda internamente, y luego de un tiempo de gestación, dan a luz a su cría, a la que amamantan y por eso poseen mamas y glándulas mamarias, que en las hembras segregan leche. Además poseen glándulas sudoríparas y sebáceas. Son homoiotérmicos, o sea que su temperatura se mantiene, y no se ajusta a la ambiental. Su respiración es pulmonar.

Su cuerpo está recubierto generalmente de pelos y algunos como los rinocerontes o los toros, poseen cuernos, que en el primer caso no es óseo, y en el segundo sí.

La mayoría de los mamíferos tiene muy desarrollado el sentido del olfato. Sus ojos son laterales (salvo en los primates), y su oído es muy sensible.