Concepto de melancolía

La palabra melancolía se originó del término latino “melancholia”, que a su vez la tomó del griego μελαγχολια. Esta integrada por “melas” con el significado de “negro” y por “cholis” que puede traducirse como “bilis”. La bilis negra para los griegos, y en especial para Hipócrates, era uno de los humores o líquidos elementales que conformaban el cuerpo, que estaban en íntima relación con los constitutivos del universo. La bilis negra se emparentaba con el elemento tierra, y si predominaba en la conformación orgánica producía lo que hoy llamamos “humor negro” o sea un estado de pesimismo, nostalgia, tristeza. Esto hacía que las personas sean retraídas, introvertidas, y según Aristóteles predisponía a la genialidad.

Concepto de melancolía

La melancolía es un estado de ánimo triste que perdura en el tiempo e impide el disfrute de las pequeñas o grandes cosas de la vida. Puede tener causas físicas y/o psíquicas. Luego de usado el término depresión en 1725 para llamar a estos estados melancólicos por el médico del rey de Inglaterra e Irlanda Guillermo III, llamado Richard Blackmore, la palabra depresión va reemplazando al término melancolía en el ámbito médico, aunque en la actualidad se califica a la melancolía como una depresión severa, que tiene como síntomas la falta de motivación, el desinterés por sí mismo y por el entorno, la angustia, trastornos en el sueño, sentimientos de culpa, y en ciertos casos incluyen tendencias al suicidio.

Freud comparó a la melancolía con el duelo, pues en los dos existen pérdidas, siendo la única diferencia que en la melancolía el sujeto además, pierde la autoestima, el yo aparece empobrecido, debilitado. Sin embargo los reproches van inconcientemente dirigidos hacia su objeto de amor. Lo malo que sostienen de sí mismos en realidad lo dicen del otro, que los ha herido o desengañado.