Concepto de necrofagia

La palabra necrofagia es de origen griego. Está integrada por “nekros” que se traduce como “muerte”, y por “phagein” en el sentido de “comer”. O sea que la necrofagia es aquella cualidad que poseen ciertos organismos de tomar sus nutrientes de cadáveres.

Quienes tienen este tipo de alimentación de forma casi excluyente son los animales carroñeros o necrófagos como los buitres o las hienas. Todos los animales carnívoros y omnívoros lo son en mayor o menor grado. El hombre también se alimenta de animales muertos (excepto los vegetarianos) aunque no se lo suele considerar como un necrófago, por su connotación negativa, y porque en general se consume la carne del animal previa cocción y no de modo directo, lo que el ser humano usa como preparación desde que descubrió el fuego.

Concepto de necrofagia

Entre la misma especie, cuando uno se come a otro se denomina canibalismo. Cuando un ser humano come a otro de su misma especie no es necrofagia sino antropofagia, forma de canibalismo, como la práctica que realiza la secta hindú de los Aghori, que fueron excluidos de dicha religión por esa causa. Se muestran desnudos o semidesnudos y muchos de ellos ingieren crudos los cadáveres que son arrojados al río Ganges sin incinerar o ya quemados, para obtener propiedades saludables y poderes sobrenaturales.

Mitológicamente los necrófagos son espíritus malignos que se comen a los seres humanos, y deambulan por bosques y cementerios comiendo cadáveres pero también matando a sus víctimas a las que atraen cambiando sus formas, aunque nuca pueden disimular sus pezuñas. En la India, el norte africano y Medio Oriente son profundamente temidos ya que les resultan creíbles estas leyendas.