Concepto de patógeno

El término patógeno procede de la unión de dos palabras: patos que significa “enfermedad” y geno que se traduce como “engendrar”. Viene a emplearse como un adjetivo cuyo significado, según determina el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, es el de todo aquello que origina o desarrolla algún tipo de enfermedad.

Partiendo de dicha acepción se produce la existencia de una serie de conceptos formados por dos o más palabras dentro de los cuales se encuentra la que nos ocupa. Así, en concreto, en el campo de la Biología es frecuente hacer uso y referencia a lo que se conoce con el nombre de agente patógeno.

Más exactamente ese término compuesto viene a describir a aquella entidad biológica que tiene la capacidad para producir daños o enfermedad a un “huésped” que por determinadas circunstancias está predispuesto a aquello. Huésped u organismo el citado que puede ser tanto humano como vegetal o animal y que es más proclive a verse afectado por aquella por razones genéticas, por edad o por su estilo de vida, entre otras causas.

Pero no es el único ámbito en el que se hace uso del concepto que estamos abordando. Así, también en el campo de la Psicología es muy frecuente oír hablar de contextos patógenos o dinámicas patógenas.

Términos todos ellos que vendrían a describir situaciones sociales con algún tipo de problemática que, en muchas ocasiones, van estrechamente ligadas a cuestiones tales como el trastorno psicológico, la rehabilitación psicosocial o los riesgos psicosociales.