Concepto de percepción

Del latín “perceptio”, percepción es una palabra compuesta, integrada por el prefijo de totalidad “per”, más “capere” verbo que indica “capturar”, a lo que se le añade el sufijo de acción y efecto “tio”.

La percepción aparece caracterizada como un proceso, que nos permite captar información tanto desde nuestro interior, como desde el entorno. En el primer caso percibimos por ejemplo que nos duele alguna parte del cuerpo o que nos sentimos deprimidos; y en el segundo, que es un día lluvioso o soleado, que estamos caminando por un jardín con flores, que cantan los pájaros, etcétera.

Concepto de percepción

Cada segundo de nuestras vidas está plagado de estímulos y lo que percibimos es una selección de ellos, ya que de lo contrario nos enloqueceríamos.

Decimos que se trata de un proceso, pues la información es recibida por nosotros, a través de los órganos de los sentidos, gracias a los cuales captamos esas sensaciones, luego interpretadas, para darle una significación y hacerla comprensible de acuerdo a nuestras previas experiencias y conocimientos. Esto quiere decir, que cuando percibimos no captamos una realidad objetiva, sino que le agregamos nuestra propia interpretación, a esas sensaciones. Por ejemplo: "María y juan entraron a la vieja casona. ella percibió un aroma agradable y un ambiente acogedor; y él un sombrío y antiguo lugar pasado de moda".

Además de los sentidos que nos permiten captar el exterior, nuestras vísceras permiten ser percibidas por medio de los interoceptores, y los movimientos de nuestros músculos y articulaciones, son captados por los propioceptores que son las terminaciones nerviosas de nuestras fibras musculares.

La manera en cómo percibimos y organizamos nuestras percepciones ha sido motivo de varias teorías: para los asociacionistas, captamos sensaciones aisladas y luego el cerebro las asocia para percibir la totalidad; por su parte la gestalt afirma que percibimos totalidades organizadas.

Los trastornos de la percepción pueden deberse a alucinaciones, cuando creemos ver, escuchar, tocar u oler sustancias que no están realmente. Esto sucede en las psicosis o por acción de ciertas drogas alucinógenas. También los trastornos pueden obedecer a ilusiones, donde el objeto existe pero lo percibimos distorsionado.