Concepto de salvaje

La palabra salvaje se deriva etimológicamente del latín “silvaticus” de donde pasó al francés como “sauvage” para luego llegar al español. Con salvaje se hace alusión a todo lo que se halla en estado natural, plantas silvestres que nacen y crecen en forma independiente del cultivo humano, y animales no domesticados, por ejemplo, el tigre y el león son animales salvajes, que en general, viven en la selva proveyéndose de su alimento merced a la caza de otros animales, y el hombre nunca intervino para cambiar sus hábitos, ya que por ejemplo, los leones de circo, al ser domados, han adoptado conductas impuestas por los hombres y si bien no son animales domésticos sino salvajes, han sido domesticados. Incluso se aplica a seres humanos que no han modificado sus hábitos primitivos por influencia de la cultura. Ejemplo: “el niño se perdió en el monte y a partir de ese momento se crió de modo salvaje, parece un animal más de los que allí habitan”.

Concepto de salvaje

Cuando los europeos llegaron al continente americano buscando la India y sus riquezas en especias, llamaron salvajes a los habitantes autóctonos que tenían costumbres muy diferentes de las de ellos, a los que consideraron carentes de cultura, sin advertir que sí la poseían, pero difería de su concepto materialista y ambicioso de consideración de la naturaleza.

Se aplica también el calificativo de salvaje al que reacciona en forma impulsiva, cruel y violenta, sin poder dominarse. Por ejemplo: “ese hombre es un salvaje, golpeó a los niños solo porque le molestaba que jugaran frente a su casa” o “los transeúntes reaccionaron violentamente al atrapar al ladrón al que hirieron de modo salvaje”.