Concepto de arduo

La palabra arduo es un adjetivo, que califica a todo lo que es difícil, esforzado, complejo y trabajoso. Proviene en su etimología del latín “arduus” que indica algo que está elevado, de alcance complicado. Se opone a lo fácil y cómodo, aunque esto no implica que sea más o menos placentero, ya que a veces lo que cuesta más esfuerzo es lo que más se disfruta. En las religiones se privilegia el trabajo arduo evitando los atajos y caminos fáciles, como modo de obtener la gracia de Dios.

Concepto de arduo

Ejemplos: “Tengo una ardua tarea para hacer si quiero terminar mi trabajo a tiempo, pero si lo consigo será un gran triunfo”, “Luego de una ardua competencia deportiva, el equipo triunfante festejó con gran algarabía”, “Luego de una ardua investigación descubrieron al responsable del crimen” o “Es ardua la lucha diaria por sobrevivir para los animales de la selva”.

Hay actividades que son innegablemente arduas, como por ejemplo si aludimos a la construcción de las pirámides egipcias o recorrer corriendo una distancia prolongada; pero otras, dependerán de las características subjetivas y objetivas de quien las haga: “Esta tarea de computación que es tan ardua para mí resulta muy simple para mi hijo adolescente que maneja estos equipos desde niño”, “Limpiar una casa es una labor demasiado ardua para un niño”.

Cuando lo arduo causa fatiga, angustia y desazón, ya deja de ser meritorio, pues como todos los excesos, resulta negativo, y puede enfermar al cuerpo y/o a la mente: “Trabajó tan arduamente para lograr comprar su primera casa, que cuando por fin cumplió su propósito, tras diez años de descansar poco, su cuerpo colapsó”, “No durmió en 48 horas para poder preparar una materia, pero el día del examen estaba tan extenuado, que su ardua labor no tuvo el resultado esperado”.