Concepto de empeño

La palabra empeño, se derivó de la expresión latina “in pignus” que significaba dar una cosa al acreedor, traspasándole la posesión de la misma, para garantizarle que cobrará su crédito, ya que si el deudor no pagaba, en un principio el acreedor podía quedarse con la cosa, aunque luego a partir del emperador Constantino se le exigió venderla en subasta pública para entregar el saldo, si existía, al deudor. Si pagaba la deuda el objeto se devolvía a su dueño. Los préstamos con garantía prendaria siguen existiendo en la actualidad, especialmente en lo referente a automóviles u otros medios de transporte, ya que se aplica a bienes muebles, cuando se los adquiere en cuotas, para asegurarse del pago del saldo. Estos bienes no necesitan ser entregados al acreedor; pero empeño se emplea con mayor frecuencia, para referirse a los casos en que alguien necesitado de dinero se dirige a un prestamista, que algunas veces posee un negocio llamado “casa de empeño” donde a cambio de prestarle la suma de dinero le exige que le deje algo como garantía (pueden ser joyas, electrodomésticos, obras de arte, etcétera) y solo la recuperará si devuelve lo que recibió en el término pactado, de lo contrario lo empeñado quedará en propiedad del prestamista.

Concepto de empeño

Otra acepción de la palabra hace alusión a quien pone esmero, constancia, tesón y dedicación en la consecución de un fin. En este caso se trata de una disposición de la voluntad, que nos hace persistir en el intento, sin bajar los brazos a pesar de las frustraciones. Ejemplos: “Puso tanto empeño en sus estudios que los terminó en el tiempo estipulado y con calificaciones excelentes”, “El trabajador no tiene muchas aptitudes, pero pone tanto empeño en capacitarse y mejorar, que es muy valorado por sus jefes” o “Si no pones empeño en dejar de fumar, no lo lograrás jamás”. Poner empeño en cosas positivas es muy loable, pero también debemos ser realistas, para no insistir en imposibles. Ejemplo: “Está tan empeñado en lograr el amor de la chica de sus sueños, que no acepta sus negativas y ya se ha transformado en un acosador”.