Concepto de Eucaristía

La palabra eucaristía se originó en el griego εὐχαριστία o “eucharistía”, término compuesto por “eu” que significa “bien” y por “charis” que puede traducirse como gracia o encanto; de donde pasó al latín como “eucharistia”, para designar la acción de dar gracias o reconocimiento, y que en el cristianismo se aplica a la acción de Jesús de partir el pan, que simboliza su cuerpo, durante la Última Cena con sus discípulos.

Entre los católicos la Eucaristía es un sacramento que representa la unidad del pueblo cristiano y el momento en que Cristo entra en las almas llenándolas de gracia, y recuerda el sacrificio que el Hijo de Dios hizo para salvar a la humanidad, siendo un medio de conseguir la redención de los pecados. El sacrificio de la Eucaristía es idéntico al de Cristo crucificado y la fuente y la cima de la vida de todo cristiano.

Concepto de eucaristía

Para presidir la ceremonia de la Eucaristía se necesita de presbíteros válidamente ordenados y se usan pan (Hostia) y vino consagrados, para que puedan convertirse el primero en el cuerpo, y el segundo en la sangre de Cristo, para obtener así la posibilidad de volverlo real y presente. El pan y el vino por transubstanciación dejan de ser tales para convertirse en la presencia real de Cristo.

En la encíclica denominada “Ecclesia de Eucharistia”, San Pablo II, afirma que la Eucaristía ha marcado los días del pueblo católico en su camino hacia Dios, acompañándolo con fe y esperanza.

El carácter de sacrificio de la Misa no es reconocido por los luteranos. Ellos no aceptan la conversión total del pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo, sino que una parte de esas sustancias subsisten en la conversión.