Concepto de indígena

La palabra indígena procede del latín “indigĕna”, vocablo integrado por “indi” prefijo que indica que algo es interno, y por “gen” en el sentido de engendrar. Es por ello que indígena designa a aquel que es originario o propio de un determinado lugar.

Si bien indígena e indio son términos parecidos en su conformación poseen diferente etimología, siendo indio el nombre con los que identificó Cristóbal Colón a los habitantes autóctonos de América al creer erróneamente que había arribado a la India. Es por ello que actualmente se descarte el uso de la palabra indio para designar a los que con mayor precisión son aborígenes, indígenas o pueblos originarios.

Concepto de indígena

Son indígenas los primeros habitantes de cualquier lugar, no comprendiendo a todos los nativos (nacidos allí) sino solamente a los que precedieron a cualquier otro pueblo que luego arribó al territorio ya sea para compartirlo con los indígenas o para desplazarlos. En este último caso, los rastros que siguen persistiendo de la cultura indígena a través de los pocos o muchos de los sucesores de aquellos que fueron sometidos por los conquistadores, luchan por sobrevivir en un mundo cada vez más globalizado y con enorme influencia de las culturas más fuertes y dominantes, conformado minorías étnicas en general.

Entre las poblaciones autóctonas conocidas como indígenas, y que usan este término para designarlos, podemos nombrar entre otras, a los maoríes de Nueva Zelanda, los “dayac” que habitan en la isla de Borneo, en el sudeste de Asia y los indígenas del continente americano.

Los indígenas son en su gran mayoría discriminados en muchos de los países que habitan y de los que son sus raíces y su historia más antigua. Para mencionar un caso, podemos hacer referencia a los indígenas de Guatemala (mayas, garífunas y xincas) lugar en el que son mayoría pero viven en situación de extrema pobreza. En ese país ocurrió el genocidio maya, entre los años 1981 y 1983. Escribía Eduardo Galeano, que de cada seis adultos, uno solo tiene derecho a sufragar y son usados como bestias de carga o para luchar para su Estado. Esta situación algo ha mejorado al ratificar el país el “Acuerdo sobre identidad y derechos de los pueblos indígenas” de 1997. La dirigente campesina guatemalteca Rigoberta Menchú es un símbolo de esta lucha y fue galardonada con el premio Nobel de la Paz en 1992.

En 1994, se produjo en México el levantamiento zapatista integrado por los indígenas de las etnias chamula, chol, tzeltal, tojolabal, y lacandón, que se rebelaron en Chiapas, para lograr que se les restituyan las tierras.