Concepto de inflación

Inflación es una palabra de origen latino que significa inflar. Por efecto de la inflación se produce un crecimiento, una subida y es aplicado en general, en Economía a los precios de los productos y servicios, aunque también puede usarse para denominar a alguien con una autoestima muy grande y en crecimiento (vanidoso) o en general a cualquier exceso.

En Economía la inflación moderada no produce inconvenientes sino al contrario, pero cuando la inflación es muy grande la pérdida del poder adquisitivo del salario, que es muy difícil que pueda seguir el mismo ritmo que el aumento de los precios, y la consiguiente inseguridad, hacen que la gente viva en un clima de zozobra que la lleva a comprar cosas aún cuando no las necesite pues luego estarán más caras, lo que hace que al aumentar la demanda los precios suban aún más, pues es justamente el exceso en la demanda, una de las principales causas que origina la suba de precios. Esto desencadena lo que se llama hiperinflación, que se da cuando los precios suben mensualmente en más de un 50 %, y ocurrió en Argentina durante la presidencia de Raúl Alfonsín.

Otras causas de inflación, además del crecimiento de la demanda, son la emisión de moneda por el Estado para sanear los déficit de la economía, y el aumento de los costos de producción.

En ocasiones los gobiernos establecen una política de precios controlados, lo que produce una inflación latente, que oculta lo que en realidad sucede. El aumento de precios subsiste en forma oculta.

No debemos entender la inflación como un aumento de precios que se produce una vez, sino que son aumentos que continúan en el tiempo. El fenómeno contrario a la inflación, donde los precios bajan a través del tiempo, se denomina deflación. Esto sucedió en Argentina durante la presidencia de Carlos Menem.