Concepto de limpieza

La limpieza es un sustantivo abstracto que alude a la cualidad de limpio, siendo éste un adjetivo que deriva en su etimología del vocablo latino “limpidus”, que hacía referencia al agua clara y cristalina.

La limpieza resulta de la acción limpiar, que consiste en quitar la suciedad, las impurezas, los desechos, las sobras y las manchas. Por eso se habla por ejemplo de limpieza en varios contextos, por ejemplo: “Hice una limpieza profunda en mi hogar, lavando pisos y paredes”, “La limpieza periódica del tanque de agua contribuirá a una vida más saludable”, “No debes dejar sobras de comida, una buena limpieza consiste en descartar o guardar bien y en lugar adecuado los alimentos” o “El saco de tu padre estaba manchado y lo mandé a la tintorería para que le hagan una limpieza”.

Concepto de limpieza

La falta de limpieza o aseo personal es una causa frecuente de aislamiento social, ya que es común que no se quiera compartir espacios con aquellos que tienen olores desagradables o suciedad notoria. Algo similar ocurre con la limpieza de los hogares, ya que tener a la limpieza personal y hogareña como hábitos, predispone a evitar la presencia de gérmenes, lo que se debe profundizar en ciertos ámbitos públicos como escuelas, y especialmente hospitales o cualquier servicio de salud.

Existen empresas dedicadas al servicios de limpieza, por ejemplo, de edificios, de alfombras, de patios, etcétera.

Existen algunos rituales de limpieza con sentido mágico, que consisten en eliminar de ciertos sitios los “malos espíritus” que se presupone que existen, a través del uso de ciertos elementos, como incienso, plantas, velas, etcétera.