Concepto de oferta

Proveniente en su etimología del latín “offerta”, la palabra oferta se usa para designar la acción y el producto del acto de ofrecer, del latín “offero” con el significado de presentar algo para que otro lo tome, o sea, ofrecerlo, prometiendo su entrega, gratuitamente (por ejemplo, una oferta de amistad o de matrimonio) o a cambio de algo (oferta de empleo u oferta de compra o de venta de un producto). Son estas últimas ofertas, las que son bilaterales o sinalagmáticas, por requerir contraprestación, las que interesan al ámbito de la economía.

Concepto de oferta

La ley de la oferta y la demanda, es la que considera que los precios se establecen por el juego de estos dos factores; la cantidad de personas que quieren vender el producto y las que los quieren adquirir. Para Adam Smith (1723-1790), la oferta era la determinante a la hora de fijar el precio del bien; David Ricardo (1772-1823) tampoco le adjudicó mucha influenca a la demanda, centrando la responsabilidad del valor de las mercaderías en los costos de producción. En el siglo XIX se trasladó la responsabilidad del precio a la demanda, pues se decía que el precio era determinado por la utilidad que los compradores hallaban en el producto. Finalmente el economista británico Alfred Marshall (1842-1924) terminó de forjar la teoría donde ambos términos de la ecuación son importantes en a determinación del precio: cuanta mayor oferta existe y menor demanda los precios bajan, y cuanto mayor demanda y menos oferta, los precios bajan, siempre en un mercado de competencia libre. Si la demanda crece mucho y por lo tanto los precios también, llegará un momento que los compradores desistirán de ofertar para comprar el bien, y entonces el precio bajará.

Las ofertas pueden realizarse cara a cara, o utilizar para ello los medios masivos de comunicación.

También se denomina oferta a la rebaja especial de precio que se hace en los productos. Ejemplos: “voy a aprovechar las ofertas de fin de temporada, la ropa está mucho más barata en esta época”.