Concepto de participación

La palabra participación proviene en su etimología del vocablo latino “participatio”, que a su vez se originó en el verbo “participare” (participar) integrado por “partis” que puede traducirse como “parte” y por “capere” = “asir” o “tomar”. Es por ello que la participación importa ser parte integrante de algo, un proyecto, un cambio, una ideología, una empresa, un patrimonio, una revuelta, etcétera. Ejemplos: “Juan tiene una pobre participación en el grupo de trabajo, acata las decisiones de los demás, sin aportar ninguna idea”, “la participación de los países en la entidad supranacional no resulta igualitaria” o “me ha llegado una participación para asistir a la ceremonia del casamiento de Andrea” o “has participado mucho en la clase aportando preguntas interesantes y argumentaciones sólidas en los debates”.

Concepto de participación

La participación empresarial es el grado de compromiso que tienen los empleados con la empresa para la que trabajan, lo que los lleva a realizar actividades en pro de ella, colaborando con sus jefes y los demás empleados en el logro de los objetivos comunes. Constitucionalmente, además, se les reconoce a los empleados “la participación en las ganancias empresariales” aunque en la práctica no es habitual. En Argentina está reconocido este derecho en el artículo 14 bis de la Carta Magna, En Chile y Perú está previsto legalmente en proporción al salario.

También se aplica a la cantidad de capital en un negocio que posee una persona física o jurídica, que muchas veces se representa en acciones, cuando el capital de la sociedad está así dividido. Permitir inversiones en participaciones accionarias, tiende al desarrollo, progreso y crecimiento empresarial, y a su vez faculta a pequeños y medianos inversores el ingreso a grandes emprendimientos.

En Política, la participación ciudadana es el modo previsto legalmente para que los ciudadanos expresen su opinión política y sus decisiones partidarias, lo que pueden hacer a través de reclamos, huelgas, declaraciones, consultas populares, presentación de proyectos legislativos, integrando partidos políticos o sindicatos, y emitiendo su voto o sufragio, cuando hay que renovar autoridades gubernamentales. Esto ocurre en los sistemas democráticos, ya que en las dictaduras la participación ciudadana es nula y se limita a obedecer al gobierno de facto.