Concepto de peatón

Del latín “pedis” la palabra peatón pasó al francés como piéton, aplicándose al soldado de infantería o sea el que combatía a pie. A partir del siglo XVI pasó al español para designar a aquellos que deambulan caminando por cualquier sendero público o privado de uso público, y no utilizando ningún tipo de vehículo de transporte.

En las ciudades, el lugar por donde deben desplazarse exclusivamente los peatones es por las veredas o aceras, y si necesitan cruzar las calles o calzadas, deben hacerlo por las esquinas. En muchas de ellas está señalizada la senda peatonal, con líneas blancas. La senda peatonal, llamada así en Argentina, recibe en otros países el nombre de paso de cebra, por las rayas que indican por donde cruzar. Los autos deben detenerse antes de ella cuando el semáforo muestra luz roja, para permitir que los peatones crucen.

Los peatones no pueden circular por vías rápidas, pasos a desnivel o autopistas.

En zonas comerciales, las ciudades cuentan muchas veces con calles peatonales, donde no pueden circular vehículos, y los peatones pueden desplazarse cómodamente de una acera a otra o caminar por la calzada, pues es exclusivo el tránsito peatonal, para favorecer la recreación, el comercio y el turismo.

Si bien los peatones tienen prioridad y son beneficiados por las normas de tránsito, como la reducción de velocidad que se impone a los conductores cerca de un colegio, deben cumplir también las normas que a ellos les competen, como cruzar cuando el semáforo está en rojo y por las esquinas, donde indica la senda peatonal o paso de cebra.