Concepto de prevención de accidentes

Se denomina prevención de accidentes al conjunto de medidas que se toman tanto en forma individual como socialmente, a partir de iniciativas privadas o públicas, para impedir en la medida de lo posible que acontezcan hechos dañosos no intencionales, o disminuir los efectos dañinos de los mismos, si su ocurrencia resulta inevitable.

La prevención de accidentes debe hacerse en el seno del hogar, sobre todo si en él residen niños pequeños o ancianos, que son los grupos de edad más vulnerables. Por ejemplo, no encerar pisos para que no resulten resbaladizos, cocinar usando las hornallas traseras, no colocar mangos de sartenes que sobresalgan de la cocina, poner una alfombra para no caerse en la bañera, no dejar al alcance de los niños medicamentos u otros artículos peligrosos, verificar que no existan fugas de gas, instalar llaves térmicas y disyuntores eléctricos, etcétera.

Fuera del hogar, quien conduce vehículos, debe hacerlo con responsabilidad, realizando la verificación técnica del mismo, llevando matafuegos en condiciones, usar los cinturones de seguridad, no hablar por teléfono celular mientras se conduce, colocar a los niños en los asientos traseros, etcétera.

Es el empleador quien debe resguardar la seguridad de los trabajadores mientras cumplen sus funciones, siendo responsable en caso de accidente si no se tomaron las medidas preventivas, por ejemplo el uso de cascos en los trabajadores de la construcción, o el control de las máquinas, sustancias y elementos que usan los obreros, en cuanto a su correcto funcionamiento, los ruidos y contaminación que producen, que incluso pueden ocasionar accidentes a personas ajenas a la empresa.

El Estado debe reparar las calles y carreteras, señalizar los caminos adecuadamente, colocar semáforos en zonas muy transitadas, realizar campañas públicas de concientización, etcétera.