Concepto de arrinconar

Arrinconar es un verbo regular de primera conjugación compuesto por el prefijo latino “ad” que expresa cercanía y por el sustantivo “rincón”, del árabe “rujn” que puede traducirse como recoveco. El sufijo “ar” es formador de verbos.
Arrinconar es colocar o colocarse un objeto o un sujeto en un rincón, que es un ángulo que se forma entre paredes contiguas no paralelas. Un sinónimo es acorralar. En general un rincón es un lugar pequeño, retirado y protegido donde suelen buscar refugio los animales y también los niños, por ejemplo: “Mi perro se arrincona para dormir para que nadie lo moleste” o “El niño angustiado se arrinconó a llorar en su pequeña habitación”; y con respecto a las cosas, se colocan allí cuando no se quiere que ocupen mucho espacio o se desea que pasen desapercibidas: “Arrincona todo lo que has separado para regalar, así luego lo donamos”, “Arrincona este mueble que ocupa un lugar innecesario en el centro de la sala” o “Tengo arrinconadas varias cajas hasta que decida qué hacer con ellas”.

Como los rincones suelen ser lugares apartados y que quedan entre paredes, son sitios que permiten, que, al colocar allí a alguien, éste no pueda salir, quedando atrapado, por ejemplo: “El hombre arrinconó al pequeño, y allí lo golpeó cruel y cobardemente” o “El dueño de casa arrinconó al delincuente para impedir que escape”. Por extensión se aplica a quien sufre restricciones a sus derechos y pierde cargos o privilegios.

Por extensión se aplica a los casos en que alguien verbalmente, presiona a otra persona, para que tome una decisión o actúe: “Me arrinconó con sus órdenes obligándome a que decida mi situación de inmediato”.