Concepto de ponzoñoso

Ponzoñoso es aquello que tiene ponzoña, derivada del latín “pontionare” o “potionare”, a su vez de “potionis” en el sentido de poción o brebaje.

Sin embargo, en sentido amplio, cuando calificamos a algo o alguien de ponzoñoso, estamos diciendo que contiene veneno, que es una sustancia capaz de alterar negativamente el estado de salud, e incluso con potencialidad letal, sea que entre al organismo como brebaje, comida, inhalación, inyección, mordida o picadura.

Ejemplos: “Bebió un líquido ponzoñoso y acabó internado en el hospital” o “mi perro se envenenó al ingerir la hoja de una planta ponzoñosa”.

Hay sustancias ponzoñosas o venenosas elaboradas por el ser humano; y otras que la naturaleza ha creado. En este último caso, además de ciertas plantas venenosas, hay animales, llamados ponzoñosos, que tienen la capacidad de morder o inocular veneno a sus presas o víctimas, que producen y secretan de modo natural. Por ejemplo, son animales ponzoñosos, ciertas serpientes, como la Taipán, originaria de Australia, la Krait del continente asiático, o la Cobra Real, que puede llegar a medir hasta cinco metros, propia del sur de China e India, Malasia, Tailandia y filipinas.
Las arañas también pueden contener ponzoña. Una de ellas es la Latrodectus conocida popularmente como “viuda negra” y otra es la Laxosceles laeta, o coloquialmente “araña del rincón”. Dentro de los arácnidos, también son peligrosos, por su ponzoña, los escorpiones o alacranes, que tienen veneno o ponzoña en el aguijón con el que termina su cola.
Por extensión, también es una calificación que reciben ciertas personas que producen mucho daño a otras: “Su lengua ponzoñosa hirió de tal modo mi dignidad que me provocó un terrible sufrimiento al insultarme y denigrarme sin motivo”, “Es un ser humano tan ponzoñoso que siempre está haciendo cosas terribles” o “La mente ponzoñosa del asesino ideaba crímenes terribles que luego llevaba a la práctica”.