Concepto de ceniza

La palabra ceniza, se originó en el vocablo latino “cinis”. Designa a los residuos resultantes de la combustión de materias. Cuando quemamos, por ejemplo, papeles o madera, parte de la ceniza queda en ese lugar y otra parte, pasa a la atmósfera como humo.

Los sólidos al quemarse, dejan residuos llamados cenizas, con alto contenido de carbono. Los metales, durante la combustión, pierden el carbono y dejan como residuo, un óxido de metal.

En el caso de las cenizas vegetales, éstas contienen sus minerales, carbonatos, óxidos y fosfatos, lo que muestra la composición química del vegetal al que pertenecen. Algo similar ocurre con los alimentos, que se reducen a cenizas para ver los minerales, pues éstos no se evaporan, y así se los puede analizar.

Las cenizas de los animales vertebrados, incluidas las del ser humano, procede de sus huesos, conteniendo entonces, fosfato cálcico.

La lejía de ceniza, jabón de ceniza o detergente de ceniza, se logra mezclando agua destilada con ceniza de madera y aceite vegetal, teniendo propiedades para ser empleadas en limpieza y desinfección.

La ceniza volcánica, es eyectada por un volcán, y se compone de rocas y partículas de minerales menores a 2 mm de diámetro.

Como símbolo, fueron las cenizas, en las diversas culturas a través de la historia, una muestra de luto y dolor. Entre el pueblo hebreo, el Día del Perdón o Yom Kipur, se sacrificaba una ternera, y con sus cenizas, se hacía un agua lustral, que servía de purificación para quienes habían tenido algún contacto con un cadáver. El obispo cristiano de las primitivas iglesias, limpiaba los pecados del pecador, colocando cenizas en su frente, al inicio de su penitencia.

Los griegos y romanos, incineraban en ocasiones a sus muertos, y colocaban sus cenizas en urnas, similar a lo que hoy también se acostumbra en algunos credos. En la India es lo habitual. El judaísmo rechaza la incineración de cadáveres. En el cristianismo primero se prohibió; en la Edad Media, la gente fue mandada a morir en la hoguera por herejes, y sus cuerpos, por lo tanto, eran convertidos en cenizas. A fines del siglo XIX, ya había crematorios en Europa, y en el año 1963, el papa Pablo VI, permitió que se hicieran cremaciones.

El Miércoles de Ceniza, es el primer día de la Cuaresma, donde la grey cristiana se prepara para la Pascua. Es un día santo dedicado al ayuno y a la oración. El rito que caracteriza a la fecha es la imposición de ceniza, la que se obtiene cuando se incineran los ramos que fueron bendecidos en el Domingo de Ramos del año precedente.

Buscar otro concepto