Concepto de velada

La palabra velada hace referencia por un lado a la acción y también al efecto del verbo velar, etimológicamente procedente del latín “vigilare” que consiste en cuidar algo o alguien, permaneciendo despierto por la noche, permaneciendo en estado de vigilia, alumbrados con velas. Ejemplos: “Estuve velando al enfermo para que durante la noche pudiera descansar tranquilo”, “El dolor nos acompañó mientras velábamos al muerto”.

Como sustantivo, una velada es una reunión de personas que se realiza por las noches para divertirse o celebrar algún evento público o privado. Ejemplos: “Fue una linda velada, durante la cual bailamos y nos divertimos celebrando los 15 años de la hija de mi primo”, “Celebramos una velada literaria, leyendo nuestras propias producciones” o “La velada se mantuvo agradable y emotiva tras reunirse los amigos luego de tantos años de ausencia”. Las veladas también pueden ser románticas: “Con mi esposo pasamos una velada a solas para recuperar la intimidad perdida a lo largo de tantos años de matrimonio”.

Concepto de velada

Tener una actitud velada es por otra parte, una simulación, esconder bajo un velo la verdadera intención del acto. Por ejemplo: “su agresión se manifestó en ironías y frases hirientes que mostraban veladamente su intención de dañar profundamente, a quien la había ofendido” “Los sueños nos proporcionan de modo velado datos que existen en nuestro inconsciente” o “Su mirada enojada y maliciosa reflejaba una amenaza velada”.

En Toledo (España) existe un municipio llamado Velada, con una población cercana a los 3.000 habitantes, llamada así desde el siglo XIII, muy conocido por su producción de sandías.