Concepto de aspecto

La palabra aspecto deriva de la latina “adspectus” que se integra por “ad” que significa asociación, y “specere”, que es observar. Por eso el aspecto es lo que se percibe con la vista, en relación a otra cosa.

Hablamos de aspecto cuando nos referimos a cómo algo o alguien se nos muestra. En este sentido decimos por ejemplo, que una persona tiene un aspecto enfermizo o saludable, o que los productos de la verdulería tienen aspecto de muy maduros, o que los artículos de granja tienen aspecto fresco.

Otra forma de empleo de la palabra aspecto es cuando la utilizamos para referirnos a los distintos puntos de vista desde los cuales el objeto de estudio puede ser observado. Así decimos por ejemplo, que la geografía de un lugar muestra varios aspectos: el relieve, el clima o la hidrografía; o que para llegar a una solución debemos tomar en cuenta los distintos aspectos que plantea el problema.

En Gramática, el aspecto verbal es una propiedad de los verbos, que permite presentarlos en dos formas básicas. El aspecto imperfectivo es el que presenta a la acción cumpliéndose, sin tomar en cuenta ni su principio ni su final. Se consideran tales, todos los tiempos verbales simples, menos el pretérito indefinido. El aspecto perfectivo lo considera como una acción ya concluida. Este aspecto incluye todos los tiempos compuestos y el pretérito indefinido.

Las personas pueden ser estudiadas en cuanto a su salud desde el aspecto físico o del emocional.

En Astronomía recibe el nombre de aspecto la posición que ocupa un cuerpo que forma parte del sistema solar, observado desde la Tierra con respecto al Sol.