Concepto de complicación

La palabra complicación proviene en su etimología del latín “complicatĭōnis” con el significado de pliegue, o sea, de aquello que resulta un escollo o valla para la consecución de algo, que ya constituía un problema.

Una complicación es algo negativo que se suma a un estado de cosas no resuelto, que lo vuelve más enredado y engorroso, o le agrega otros efectos adversos. Se aplica en diversos contextos:

“El viaje se me complicó, al tomar la ruta equivocada”, “la vida es complicada, conseguir las metas no depende solamente de uno” o “estaba por descubrir la falla técnica de la computadora, pero tuve la complicación de un corte en el suministro eléctrico”.

Concepto de complicación

En Medicina una complicación de una enfermedad, la agrava, sumándose a la de base, haciendo que el cuadro del paciente sea más crítico o deje secuelas. Ejemplos, la presión arterial elevada (hipertensión arterial) pude traer complicaciones seria como el ACV, daños oculares y renales. La diabetes es frecuente que con el tiempo traiga complicaciones, como trastornos en la piel, en los ojos, en los riñones, en los huesos, en los ojos y en las encías. Las paperas también pueden complicarse infectando otros órganos y provocar inflamación testicular u orquitis.

En Educación, suelen presentarse complicaciones cuando los temas que se necesitan enseñar y aprender, comienzan a hacerse menos básicos, concretos y elementales o aparecen circunstancias extraescolares que afectan el proceso: Ejemplos: “la explicación del profesor no fue muy clara, creó más complicación y confusión en el tema, que ya era muy abstracto” o “la complicación en mis estudios, se originó tras la muerte de mi padre, que me obligó a salir a trabajar y contar con menos horas de dedicación escolar”