Concepto de criterio

Del griego “kritherion”, la palabra criterio que implica juzgar, alude en principio a la función judicial. Se juzga en general, y no sólo en el ámbito de la justicia, de acuerdo a valoraciones objetivas y subjetivas que no siempre coinciden con la verdad. Son pautas normativas lógicas que le permiten a alguien tomar decisiones coherentes o emitir opiniones razonadas. Se emplea también a los fines de clasificar cosas de acuerdo a determinadas características del objeto considerado.

En los tribunales de justicia, el Juez debe atenerse a los hechos y al derecho, pero su propia opinión o criterio también cuenta, pues será el quien valorará las pruebas e interpretará las normas de acuerdo a su convicción personal o criterio.

Una persona dotada de criterio o criteriosa, es aquella que puede libremente decidir de acuerdo a un marco normativo valorativo conformado por su propio código moral y teniendo en cuenta las normas sociales y legales que lo involucran. Un hombre o mujer criteriosos asumen una posición ante la vida, un pensamiento crítico que les permitirá decidir lo que está bien o está mal, lo justo de lo injusto, lo demagógico de la oferta real.

Es el criterio un modo de actuar o de pensar, de asomarse a la vida y transitar por ella de acuerdo a un camino trazado a conciencia.

Dijimos también que los criterios se utilizan para clasificar cosas. Así podemos decir que de acuerdo a un criterio se agrupan las cosas por sus semejanzas o diferencias, o por su función, o por su importancia económica, etcétera, atendiendo a una característica distintiva común entre los sujetos u objetos que se intenten agrupar en dichas categorías.