Concepto de definición

Definir es delimitar, precisar y aclarar el significado de una palabra o la esencia de una cosa, que puede o no tener materialidad. Así podemos definir poesía, historia, belleza, niño, verbo, ecosistema, y todo lo que pase por nuestra mente o nuestros ojos.

Cuando definimos hacemos que el objeto de la definición no pueda confundirse con otro objeto, pues mencionamos de él sus atributos esenciales. Puede también designar la función del objeto definido.

La definición responde a la pregunta ¿Qué es? respondida de manera clara, precisa y sencilla. Para Aristóteles definir es expresar la esencia de una cosa, constituida por el género y las diferencias específicas. Surge de una operación lógica, ya que a través de un juicio se determina el significado de un concepto, entendido como idea mental. El concepto que va a definirse toma el lugar de sujeto de la oración en el juicio que se emite; y la serie de elementos que determinan cómo es el sujeto, constituyen el predicado de la oración. Así cuando decimos “la Historia es la ciencia que estudia el pasado del hombre”, el concepto que definimos es Historia, y de ella predicamos el resto de sus atributos.

Las definiciones pueden ser nominales, que simplemente aclaran lo que significa el nombre del concepto, lo que puede hacerse recurriendo a su etimología o a una palabra sinónima. Cuando una definición nos explica qué es una cosa para comprenderla, se trata de una definición real, que puede ser esencial, cuando a través de ella el concepto puede diferenciarse de otros similares, o puede ser descriptiva, cuando se refiere a sus propiedades o características no específicas.

La definición por extensión enumera todos los miembros que integran la especie. Por ejemplo cuando decimos que el sistema solar se compone por el Sol y los planetas, nombrando cada uno de ellos.

Una imagen definida es aquella que permite visualizarse con claridad, y no aparece borrosa.

Definir un trabajo, es darle un acabado y terminación plenos.

Definir un problema es circunscribirlo a sus exactos límites, o sea, establecer en qué consiste y no agregarle aditamentos ajenos a la situación.