Concepto de ecléctico

La `palabra ecléctico es de origen griego. Εκλεκτός o “eklektikos” está integrada por el prefijo “ek” que indica lo exterior, lo que está afuera, “lektos” que a su vez se deriva del verbo “legein” con el significado de “elegir” más el sufijo de pertenencia “iko”.

De acuerdo a su etimología, ecléctico es aquel que elige, y se aplicó ya desde la antigüedad sobre todo entre griegos y los romanos que aprendieron de los griegos, para referirse a aquel que tras haber recibido información de ideas o teorías opuestas, forma una nueva propuesta integrando ambas en una síntesis conciliadora. En Grecia el Eclecticismo como escuela filosófica nació en el siglo II antes de la era cristiana.

Concepto de ecléctico

El pensamiento ecléctico intenta tomar lo positivo de cada pensamiento y busca una nueva solución mucho más rica que la que aportaban las posiciones extremas. En general cuando surge una nueva teoría o concepción ideológica, la anterior se descarta, sin reconocer sus méritos, que sin duda los tuvo; o aún cuando conviven dos pensamientos o gustos dispares, cada uno se niega a escuchar las propuestas del otro, cuando tal vez, la integración sea lo más acertado.

En Educación, un representante del pensamiento ecléctico contemporáneo es el pedagogo estadounidense Robert Gagné (1916-2002) quien toma en su teoría, lo más relevante y eficaz del conductivismo, del cognitivismo, de la teoría evolutiva del aprendizaje de Piaget, y del aprendizaje social de Bandura.

Lo ecléctico es muy común en el arte donde se combinan dos o más estilos, sin conformar uno diferente y definido. En Arquitectura fue una tendencia que predominó entre los años 1860 y 1920 en el mundo occidental, especialmente usado en la Belle Époque, combinando en las obras la vertiente gótica, la románica y la oriental.