Concepto de trozo

La palabra trozo se originó en el latín “tradux”, y se aplica a todo aquello que es parte o porción de algo más vasto o grande, de lo que se separa. Los trozos pueden ser de diferentes tamaños.

Ejemplos: “Dividí la torta en trozos, pero algunos son más grandes que otros”, “Con un trozo de tela que me sobró, confeccioné unas bonitas servilletas”, “Tenía hambre, pero lo único que pude comer fue un trozo de pan, ya que se me habían terminado las provisiones”, “Un trozo de paisaje fue inmortalizado por el pintor en su cuadro”, “Escribió el nombre de su amada en un trozo de papel” o “Tomé un trozo del vidrio que se quebró, y casi me lastimo”. La consistencia de los trozos puede ser homogénea, como el caso de un trozo de metal, o heterogénea, como los que pueden obtenerse de cortar un pastel de nueces.

Puede ser usado como metáfora: “Un trozo de mi vida se fue con mi madre, cuando ella falleció” o “Mi alma quedó dividida en trozos tras el divorcio”.

Se aplica en el ámbito militar, para nombrar las partes de una columna, tanto la de vanguardia como la de retaguardia, y en la marina de guerra, a los grupos, usualmente tres, que se reparten las tareas de abordaje; o a las divisiones de los hombres de mar dedicados a distintas tareas.

En Matemáticas, se aplica a aquellas funciones que contienen más de una fórmula en su definición analítica. Por eso se las llama funciones definidas a trozos, por tramos o por partes.

Son sinónimos de trozo: pedazo, parte, porción o lote.

La cantautora española Rosana Arbelo Gopar, entona la letra de su autoría “Mi trozo de cielo”, donde hipoteca ese trozo de cielo por amor, ya que sin ese sentimiento todo pierde sentido, y el trozo de cielo es su amor, en un mundo efímero.