Concepto de astilla

La palabra astilla llegó al español a partir del latín “astella”, diminutivo de “astulla”, que designa un trozo de madera de pequeño tamaño, a su vez de “assis” que designa un corte, por lo cual una astilla es un fragmento, principalmente de madera, aunque puede ser de otro material, por ejemplo, hueso, vidrio o plástico, de reducida dimensión, que queda luego de un corte o rotura de la pieza de la que era parte.

Una astilla, es, comúnmente, un pedacito de materia delgada y puntiaguda, que se inserta como cuerpo extraño dentro de un organismo vivo, situándose dentro de los tejidos, a los que lastima y causa incomodidad, si es superficial, y se ubica debajo de la piel, o puede tener consecuencias más graves, si el lugar es profundo, o delicado, como ocurre si la astilla ingresa en un ojo o en la garganta; o si migra hacia órganos que resultan vitales. Hay también riesgo de infección.

Si la astilla está visible, puede ser extraída en el domicilio, valiéndose de una pinza pequeña, si la punta de la astilla sobresale, o llevándola con una aguja, suavemente, hacia el exterior, y cuidando las medidas de desinfección de las manos y elementos a usar, que deben estar lavados con agua y jabón y esterilizados con alcohol. Luego que se extraiga la astilla, la zona afectada debe ser desinfectada apropiadamente.

Si la astilla está ubicada en una capa profunda de la piel, o en sitios delicados como los ojos, concurrir a un centro asistencial, ya que puede resultar muy peligrosa la manipulación casera.

Hay expresiones que se usan para designar que un hijo es muy semejante a sus padres o heredó sus cualidades, o también sus defectos, como las siguientes: «Padre e hijo son ambos delincuentes, no podía ser de otra manera siendo astillas del mismo palo» o «Mi hija es conversadora como yo, ya que “de tal palo tal astilla”».

Por otro lado, también, aunque con menos frecuencia se les dice astilla a trozos de madera de entre 10 y 20 centímetros, que se usan para empezar una fogata. Algunas astillas de leña se usan para dar sabor a los alimentos, como las astillas de espinillo, que le transmiten al asado un sabor ahumado intenso.

En la industria forestal, las astillas son los restos de madera, que no pueden ser usados para la fabricación de muebles, que son triturados y se usan como biomasa en instalaciones térmicas, siempre que su humedad sea menor al 40 %.