Concepto de extinción

La palabra extinción proviene etimológicamente del vocablo latino “extinctio”, integrado por “ex” = “fuera de”; “stingere” = pinchar o picar y “tio” = efecto. Puede definirse la extinción como el efecto de desaparecer alguna acción, obligación, cosa o hecho. Por ejemplo: “la lluvia se va extinguiendo a medida que pasan las horas”, “mi paciencia se extinguió pues sobrepasaste los límites”, “los bomberos lograron la extinción de las llamas” o “aún se discute las razones de la extinción de los dinosaurios”.

Concepto de extinción

Se usa en diferentes ámbitos denotando la idea de fin, como término o conclusión; ya sea de una etapa, de una vida, de una materialidad o inmaterialidad. Se habla de especies en peligro de extinción para mencionar a aquellas que la acción humana pone en riesgo de que ya no estén sobre la superficie terrestre, como ocurre por ejemplo, con los osos panda. La extinción de la vida recibe el nombre de muerte.

En Derecho, se habla de extinción de los vínculos interpersonales, tal como ocurre con el divorcio, que extingue la relación matrimonial entre los cónyuges; o de medios de extinción de las obligaciones, aludiendo a aquellos que ponen fin a la existencia en el caso concreto de acreedores y deudores, que en la mayoría de los casos se da por el pago de lo adeudado, aunque existen otros medios de extinción menos frecuentes, como la confusión del crédito y la deuda, la compensación, la novación, la transacción o la renuncia de los derechos crediticios.

Los idiomas cuando se extinguen toman el nombre de lenguas muertas, y ya no se hablan en ninguna comunidad; por ejemplo la lengua gótica del medioevo, o la dálmata de la modernidad.