Concepto de observación

La palabra observación, hace referencia al resultado y al hecho mismo de observar, y proviene etimológicamente, del vocablo latino “observatio”, que implica dirigir la mirada sobre un objeto utilizando el sentido de la vista, y el resto de los sentidos, a veces con la ayuda de otros instrumentos más precisos, haciéndolo de un modo conciente, sistemático y orientado a un fin. Es una mirada, pero no vaga y distraída, sino atenta, profunda y analítica, para aprehender la cosa o fenómeno.

El método científico lo incorpora como su primer paso, debiendo el observador conocer el objeto o hecho que va a observar, para poder describirlo, medirlo, descomponerlo en partes (si correspondiere) compararlo, a efectos de sacar conclusiones y poder formular la hipótesis. Debe elegir qué instrumentos le ayudarán en la observación y los alcances de la misma.

La observación de clases, se utiliza como método de calificación de un maestro o futuro docente, donde se analiza su postura, su imagen, su calidad profesional, la modulación de su voz, el contenido expuesto, las herramientas pedagógicas usadas, etcétera.

La observación cumple importantes funciones no solo en el campo científico, sino en otras áreas, como en el arte.

A nivel empresarial la observación es muy importante para el futuro de la entidad. Puede hacerse una observación interna, por parte de los directivos y personal de la misma, y otra externa, efectuada por profesionales, y más objetiva.

Otra acepción del término es para referirse a las notas colocadas generalmente al pie de un documento donde se realizan aclaraciones o especificaciones sobre los tratado.

La observación de una norma significa acatarla, por ejemplo: “las normas pueden tener validez pero sin embargo, no contar con vigencia si no se produce su observación”.