Concepto de presagio

La palabra presagio remite en su etimología al vocablo latino “praesagium” compuesto por “prae” que significa lo que va a delante y “sagire” que se traduce como tener olfato. Es una forma de adivinación que se basa en ciertos signos observables. Algunos presagios advierten sobre la ocurrencia de hechos positivos; y otros presagios anuncian hechos negativos, variando según el intérprete, pues son altamente subjetivos.

En la Antigua Roma para interpretar signos que vaticinaban lo que sucedería en el futuro de acuerdo al vuelo y canto de aves, tormentas y otros fenómenos naturales, existía el colegio de los augures. De esta manera los augurios eran creíbles porque nacían de la interpretación de este colegio sacerdotal, mientras los presagios, no contaban con ninguna autoridad que avalara la interpretación de los fenómenos observados, como anticipadores de acontecimientos futuros. El emperador Constantino, tuvo un presagio, al ver en el cielo el signo de la cruz cristiana, que le indicaba que con ella ganaría la Batalla de Puente Milvio, tal como ocurrió. Según otras versiones el presagio de que ganaría amparado por el signo de la cruz, provino de un sueño. Actualmente son usadas ambas palabras (augurio y presagio) como sinónimas.

Ejemplos de presagios: “El conflicto limítrofe entre países, presagia una guerra”, “Esos oscuros nubarrones, presagian tormentas fuertes”, “La caída de las Bolsas, presagia una crisis económica”, “Ver un gato negro, presagia mala suerte”. Como vemos muchos de ellos, tienen fundamentos en experiencias anteriores, y otros están ligados a supersticiones.

“Presagio” es también el nombre de una película estadounidense del año 2009, un thriller de acción, dirigido por Alex Proyas, donde la trama se centra en los números que dibuja una niña a pedido de sus maestros, y que presagian catástrofes.