Concepto de costura

Del latín “consutura” es de donde deriva el término costura, que se refiere a la actividad de coser, que consiste en unir dos superficies blandas o flexibles, como hojas, telas o cueros, perforándolas con una aguja, en cuyo ojo, se enhebra un hilo o una lana, y así se las va entrelazando.

Es frecuente que los cuadernos escolares o de oficina, tengan cosidas sus hojas y luego se les coloque una tapa. También se cosen las fojas de los expedientes judiciales, para que no se pierdan.

La costura de las prendas de vestir, es una actividad que se practica desde tiempos ancestrales, siendo en sus comienzos una tarea típicamente femenina, dentro de las sociedades patriarcales, lo mismo que el tejido y el bordado. Las primeras agujas fueron hechas con huesos, y las tiras de cueros oficiaban de hilo, que empleaban para unir los cueros que les servían de abrigo a los hombres prehistóricos. Sin embargo, los pueblos antiguos, usaban en general las ropas anudadas a sus cuerpos, como las túnicas de lino que lucían los egipcios, los griegos y los romanos con pocas costuras. La actividad de las costureras en Grecia comenzó aproximadamente haca el siglo IV, cuando las prendas tuvieron más forma adaptada al cuerpo, y mangas.

A partir de la Edad Media la actividad de las costureras profesionales, fue mucho más ardua y elaborada, pues aparecen vestimentas más complejas, especialmente entre la nobleza, lo que se va acentuando hacia el comienzo de la modernidad con la aparición de la burguesía, y su búsqueda de demostrar su riqueza a través de los atuendos. Las clases populares también debían coser sus ropas, pero eran las propias amas de casa las lo que lo hacían, especialmente remendando para que sirvan las prendas por más tiempo. A diferencia de las costureras, cuya profesión no era considerada prestigiosa, en este período surgen los sastres, que cosían las ropas masculinas, y tenían gran importancia social, estando protegidos como profesionales. Las mujeres francesas recién fueron reconocidas en este carácter, en el siglo XVII.

La invención de la máquina de coser por parte del estadounidense Isaac Merritt Singer, significó un avance revolucionario, quien la patentó en el año 1851, bajo el nombre de "el motor de coser", ya que comienza la costura a hacerse mucho más veloz elevándose la productividad, y llegando la ropa de moda a masificarse entre las distintas clases sociales, aunque siempre las clases altas, tenían acceso a las mejores telas y a las costureras más valoradas; mientras las fábricas comenzaron a confeccionar ropas en serie, para las clases populares, con lo que las costureras más pobres, debieron convertirse en explotadas obreras de la industria textil.

Para diferenciarse de los más pobres, las exigencias de la moda, dio nacimiento a las modistas, que diseñan las vestimentas, además de confeccionarlas, y dentro de ellas, a las de alta costura, con modelos exclusivos y lujosos, con precios altos y que organizan muchas veces, desfiles de modas e instauran tendencias. La primera representante de la alta costura, fue la diseñadora francesa, Rose Bertin, en el siglo XVIII, que vistió a la reina María Antonieta, aunque se consolidó la alta costura, con Charles Frederick Worth (1826-1895).

En el Cine, la película “Alta Costura”, de producción francesa, cuyo título original es “Haute Couture”, fue estrenada en el año 2021, y dirigida por Sylvie Ohayon.

También la costura se emplea para otros elementos de la vida cotidiana, en artículos hogareños, como sábanas, cortinas, almohadones, etcétera, y en tapicería.

Buscar otro concepto