Concepto de estrafalario

La palabra estrafalario llegó al español, desde el italiano “strafalario” integrada con términos latinos: el prefijo “extra” que indica que algo está por fuera; y “facere” en el sentido de “hacer”, con lo cual indica que algo está fuera de los hechos comunes y corrientes.

Sinónimos: Extravagante, grotesco, exagerado, raro, excéntrico y estrambótico.

Usos del término

Se utiliza este adjetivo para calificar a quien tiene una apariencia descuidada y sucia: “El estrafalario personaje se presentó tan desalineado que todos lo miraron, tratándose de una reunión de gala” o “Debes ser menos estrafalario y peinarte antes de salir de tu casa, así no harás el ridículo”.

También se aplica a quien tiene una apariencia llamativa, en su totalidad, o en parte de su atuendo o arreglos personales, diferente a lo habitual en ese contexto social; o tiene pensamientos o comportamientos que llaman la atención, por ser infrecuentes, aunque no necesariamente dañinos. Por ejemplo: “Mi prima usaba un sombrero estrafalario, lleno de colores y cintas, que hacía que a su paso todos se dieran vuelta para observarla”, “Fui a una fiesta que me resultó muy estrafalaria, por la decoración demasiado colorida, los invitados disfrazados y la música y los bailes un tanto desenfadados”, “Su peinado estrafalario se pondrá pronto de moda pues es una persona reconocida en el ámbito de las pasarelas, y sentará tendencia”, “Su pensamiento libertario resultaba estrafalario en una sociedad conservadora y esclavista” o “Tengo pensamientos distintos al común de la gente sobre cómo aplicar las medidas de gobierno, pero en la campaña electoral trataré de ser cauto en informar mis propuestas, ya que si las expongo crudamente, pueden resultar estrafalarias”.

Lo estrafalario y la personalidad

A veces, quienes visten y/o piensan de modo estrafalario, pueden responder a una personalidad esquizotípica, que los lleva a tener comportamientos inusuales, sin estar alejados de la realidad, y tener problemas en las relaciones sociales. Sin embargo, en otros casos puede responder a personalidades ingeniosas y creativas, que encontramos con mucha frecuencia en el ambiente artístico, siendo un ejemplo, Salvador Dalí, artista español del siglo XX.
Lo estrafalario y los prejuicios.

Considerar a alguien estrafalario, en el sentido de ridículo, por ser diferente, y por ello burlarse de él, es parte de los prejuicios que tenemos como sociedad; sin darnos cuenta que las costumbres cambian, y que lo que hoy vemos como raro, pudo resultar en el pasado, normal; o hacerse costumbre en el futuro. Tal vez sean personas cuyas costumbres y pensamientos, harán que la sociedad cambie, si logran imponer su forma de ser y actuar.