Concepto de relicario

La palabra relicario, se originó en el latín “reliquiarium”, término integrado por el prefijo de regresión “re”, y por el verbo “linquere” que puede traducirse como “dejar” o “abandonar”.

Se llama relicario a un medallón, con tapa que permite abrirse, que cubre un espacio que contiene imágenes, fotografías, símbolos y/o inscripciones religiosas, que se pone en el pecho y se sostiene colgando de un collar. Ejemplo: “Este relicario es muy preciado para mí y siempre lo llevo cerca de mi corazón, pues en él guardo una fotografía de mi adorada madre fallecida” o “Guardo en este relicario, un mechón de cabello de mi primer hijo”.
Pueden también ser lugares donde se guardan objetos muy preciados, aunque sean profanos (alhajas y recuerdos) llamados también alhajeros o joyeros.

Como lugar sagrado y público, un relicario es aquel lugar (caja, cofre o estuche) donde se atesoran o guardan lo que quedó de cosas muy importantes o sagradas (las reliquias). Su uso es frecuente en el ámbito religioso cristiano, donde se guardan pertenencias o restos de santidades, que son veneradas por los fieles, o que contienen aceite bendecido, mantenidas en lugares de especial protección.

El Arca de San Millán

En el Monasterio español de San Millán de Yuso, que data del siglo XI, hay un arca, que Don Blas, que fue abad de Yuso entre los años 1067 y 1081, mandó construir con el objetivo de brindar veneración a los restos de San Millán. También están los de su maestro, San Felices de Bilibio.

El interior del arca, está revestido de finas telas; y el exterior, posee láminas de oro y plata, estando decorado con piedras preciosas y veinticuatro tarjetas de marfil, colocando mitad de ellas a cada lado del arca, y uno en la parte central de cada frontispicio. En el año 1809, la invasión napoleónica se apoderó del revestimiento de oro y de las piedras preciosas.

El Relicario de los Tres Reyes Magos

Este relicario se encuentra en la Catedral de Colonia, en Alemania, detrás de su altar mayor. Se trata de un sarcófago triple (son tres sarcófagos superpuestos) que se cree contiene los restos de los Reyes Magos de Oriente. Fue hecho entre los siglos XII y XIII, y cuenta con esculturas en oro, de pasajes bíblicos.

En Música

En Música, “El Relicario” es el título de un pasodoble (especie de marcha ligera) que compuso en el año 1914, el español José Padilla Sánchez (1889-1960) para dedicársela a su amigo, el político y periodista español, José Pérez de Rozas (1882-1959). La letra les pertenece a Armando Oliveros y a José María Castellví.