Concepto de tesitura

Del italiano “tessitura”, nos llegó al español, la palabra tesitura, que puede usarse en dos sentidos:

Por un lado, hace referencia a las diferentes circunstancias que hacen de marco a un suceso; siendo en este caso, sinónimo de contexto o coyuntura.

Ningún hecho se produce aislado de otros que lo enmarcan política, social, filosófica, moral o económicamente, y lo hacen aparecer o haberlo hecho de determinada forma. Por ejemplo, sin crisis, no hubiera habido revoluciones; sin colonización u ocupación territorial no hubieran existido luchas independentistas; sin ideas ilustradas no hubiera surgido el germen de las ideas democráticas. La solución a determinados problemas, también tiene que hacerse de acuerdo a las particulares tesituras del ámbito en que existen. Por ejemplo, es común que los países copien modelos de políticas sanitarias, educativas, económicas, de seguridad, etcétera de otros estados; pero deben estudiar las tesituras locales, para saber si lo que ha funcionado en otros lugares, se adaptará a la tesitura propia.

Ejemplos de uso: “La tesitura actual de nuestra familia es bastante complicada; con varios miembros viviendo en el exterior y sin estar más que yo, para atender a mi madre enferma” o “La tesitura alarmante en la viven muchos pueblos africanos, debería movilizar al mundo en su ayuda”.

Con respecto al ánimo, la tesitura es la postura o modo de ser u obrar que tiene un ser vivo, especialmente humano, por ejemplo: “Mantendré mi tesitura firme y decidida contra la injusticia, aunque con amenazas quieran hacerme guardar silencio” o “Mi tesitura no ha variado, sigo siendo frontal y apasionada luchando por mis ideales”.

En Música, aplicado a la voz o a los instrumentos musicales, la tesitura alude a la parte de su extensión sonora, o amplitud tonal, donde se producen sonidos controlables, de calidad, emitidos de forma cómoda y segura, de una determinada frecuencia, entre la nota más aguda y la más grave. Es la altura. Se reconocen en la ópera las siguientes tesituras vocales principales: en los hombres suelen sus tesituras clasificarse en tenor, barítono y bajo; y en las mujeres, en soprano, soprano ligera, mezzo-soprano y contralto. Esto es, porque fisiológicamente, son diferentes la longitud de las cuerdas vocales en ambos sexos, interviniendo también, en la tesitura, los movimientos de la laringe. No se debe determinar la tesitura de la voz al iniciarse las clases de canto, pues con las técnicas adecuadas, esta puede cambiar. Una vez determinada, la tesitura sirve para elegir el repertorio más apropiado.