Concepto de títere

La palabra títere se originó de la expresión “ti-ti”, onomatopeya del ruido que hacía una lengüeta que utilizaban algunas personas con el objetivo de deformar su voz al actuar, y también el sonido que producen ciertos muñecos al moverse, sostenidos sus cuerpos por un esqueleto de madera del que penden hilos ascendentes que son movidos por los titiriteros. Estos títeres, también se conocen como marionetas. Luego, también se designó como títere a cualquier objeto, con formato humano o animal, que, con fines de juego o representación teatral, pueda ser movido por una persona, para expresar emociones, hechos, o contar historias, relatadas por quien lo manipula, pero exteriorizadas por el títere. Algunos títeres dejaron de tener así, la estructura tradicional, y en muchos casos, sus cuerpos se confeccionaron de tela u otro material flexible, abiertos en su parte inferior, para que el titiritero pueda hacer entrar por allí su mano, repartiendo sus dedos, entre la cabeza y ambos brazos del muñeco, que es usado a modo de guante, para moverlo a su antojo, frente a un público. En otros casos, los títeres son movidos solo por hilos, sin la estructura de madera.

La principal función de los títeres es servir de entretenimiento infantil, cobrando vida los muñecos al ser manejados por los titiriteros que los hacen hablar entre sí o monologar y desplazarse por el escenario, construido especialmente para que se oculten las manos de quienes los manejan. Por ejemplo: “Llevé a mi niño a un teatro de títeres, y quedó maravillado, interactuando con los personajes, que se dirigían a los pequeños para interrogarlos sobre si habían visto adónde se había dirigido algunos de los títeres que se habían ocultado”.
Los títeres se conocieron desde la antigüedad china, griega y romana, como modo de divertimento.
También fueron usados durante el período de Cuaresma en el Siglo de Oro Español, donde muchos lugares públicos eran ocupados por titiriteros, para entretenimiento de la población en general. Esta distracción masiva empezó a perder vigencia en los inicios del siglo XIX.

Por extensiñon, se denomina títere a aquella persona que habla y actúa expresando la voluntad de otro que lo domina. Por ejemplo: “Juan es un títere de su esposa y repite todo lo que ella dice sin tener pensamiento propio” o “Si bien el nuevo presidente prometió gobernar en favor de su pueblo, sabemos que es un títere de gobiernos foráneos”.
Durante el régimen nazi, existieron muchos gobiernos títeres, que respondían a las órdenes del cruel líder alemán, como por ejemplo el régimen de Vichy, en Francia.