Concepto de asesino serial

Los asesinos en serie son aquellos que matan periódicamente y por un período largo de tiempo, a seres humanos, debiéndose registrar, para ser considerados dentro de ese concepto, al menos tres muertes en su haber, no simultáneas, pues en este caso se trataría de un asesino en masa. En general entre un asesinato y otro transcurre un período de inactividad, siguiendo muchas veces un determinado patrón de conducta o “modus operandi” tanto en la elección de las víctimas como en las características del hecho: tiempo, lugar, medio empleado, forma de abandonar u ocultar el cuerpo, etcétera.

Si bien la expresión asesino serial, ya fue usada desde 1930, la frase fue popularizada como “serial killer” por Robert Ressler, en 1970, un agente del FBI. Estados Unidos es el lugar del mundo que registra la mayor cantidad de asesinos en serie, especialmente durante el siglo XX.

Los asesinos seriales tienen una conducta compulsiva, muchas veces imaginada por años antes de actuar, o practicada primero con animales; a provocar la muerte de sus semejantes, recibiendo a cambio satisfacción psicológica en su mente enferma y sádica. En ocasiones puede deberse a graves traumas en su vida, como abusos sexuales en la infancia, abandono, violencia intrafamiliar, rechazo social, etcétera; que le generaron baja autoestima y deseos de venganza social y poder, pero también puede deberse a compulsión sexual o enfermedades psiquiátricas, como la personalidad múltiple. Algunos organizan sus crímenes, planificándolos al detalle; y otros lo hacen de modo espontáneo y oportunista.

Cuando circula la noticia de que existe un asesino serial, el pánico domina a la comunidad, ya que se está a la espera de que vuelva a actuar, sin saber con precisión cuándo, dónde o a quién atacará, pues si bien en algunos casos, selecciona personas en particular: niños, adolescentes, ancianos, prostitutas, indigentes, etcétera, a veces elige personas al azar. Es difícil identificarlos, pues en su vida cotidiana tienen una apariencia y una actitud normales, pudiendo ser buenos padres de familia, y excelentes vecinos y trabajadores.

En general los asesinos en serie actúan solos y son del sexo masculino, aunque ha habido algunas excepciones, como el caso de la psicópata inglesa de 32 años, Joanna Dennehy condenada a reclusión perpetua en 2013.

Muchas novelas de terror y películas tienen como protagonistas asesinos en serie, como “El silencio de los inocentes” novela de 1988 de Thomas Harris, llevada al cine en 1991; y su continuación “Hannibal”, película de 2001, basada en la novela del mismo nombre y también obra de Harris, que relata la historia de un asesino de mujeres en serie.